Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

viernes, 19 de octubre de 2012

Eligiendo nuestros valores

Este es un cuento que lei hace mucho. Me gustó y creo que deja una enseñanza, por eso quiero compartirlo con uds.

Cierto día un motivador experto estaba dando una conferencia a un grupo de profesionales. Para dejar en claro un punto utilizó un ejemplo que los profesionales jamás olvidaron. Parado frente al auditorio de gente muy exitosa, dijo:

-          Quisiera hacerles un pequeño examen.

Debajo de la mesa sacó un jarro de vidrio, de boca ancha y lo puso sobre la mesa. Luego sacó una docena de rocas del tamaño de un puño y comenzó a colocar una por una en el jarro. Cuando el jarro estaba lleno hasta el tope y no podía colocar una roca más preguntó al auditorio:

-          ¿Está lleno este jarro?


Todos los asistentes dijeron:

-          Si.


Entonces dijo:

-          ¿Están seguros?

-          Sí! Respondió la audiencia.

Entonces de debajo de la mesa sacó un balde con piedras mas pequeñas y las comenzó a colocar una por una en el jarro hasta que quedaron bien acomodadas luego de una pequeña sacudida del jarro, en los huecos dejados por las piedras grandes. Cuando hubo hecho esto preguntó una vez más:

-¿Está lleno este jarro?

Esta vez el auditorio supo lo que vendría y uno de los asistentes respondió en voz alta:

-          Probablemente no.

-          Muy bien!- Contestó el expositor y de debajo de la mesa sacó un balde con arena y comenzó a echarlo en el jarro hasta que la arena se acomodara entre las piedras y las rocas.

-          Una vez más el expositor preguntó:

-          - Está lleno este jarro?


Esta vez varias personas respondieron a coro:

-          No!

-           Muy bien!- contestó el expositor y una vez más sacó de debajo de la mesa una jarra con agua. Comenzó a echar el agua al jarro que contenía las rocas, piedras y arena hasta que estuviera lleno. Cuando terminó miró al auditorio y una vez más preguntó:

-          - ¿Está lleno este jarro?

A lo que todo el mundo respondió:

-          Sí!

-          - ¿Cuál creen que es la enseñanza de esta demostración?

Uno de los espectadores levantó la mano y dijo:

-          La enseñanza es qué importa que tan lleno esté tu horario, si lo intentas siempre podrás incluir más cosas.

-          - No! Ésa no es la enseñanza –replicó el expositor-. La demostración nos enseña lo siguiente:

Si no pones las piedras grandes primero, no podrás ponerlas en ningún otro momento. ¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida? ¿Un proyecto que deseas? ¿Tiempo con tu familia? ¿Tu fe, educación, o tus finanzas? ¿Alguna causa que desees apoyar? ¿Enseñar lo que sabes a otros? Recuerda poner estas piedras grandes primero o luego no encontrarás lugar para ellas. Así que hoy en la noche o mañana al despertar, cuando te acuerdes de esta pequeña anécdota, pregúntate a ti mismo: cuales son las piedras grandes en tu vida y corre a ponerlas en tu jarro”.