Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

lunes, 15 de octubre de 2012

Cerrando etapas, abriendo otras... Cerrando puertas para abrir otras...


Lydia es una mujer encantadora, sencilla, delicada, con buenos modales. Pasó gran parte de su vida dedicada a su marido, hijos, al cuidado de su madre de edad avanzada. Era un ejemplo de ama de casa. Todos los días al servicio, con gratitud, a las necesidades de cada uno de los integrantes de su familia.

Los hijos crecieron, se independizaron. Ella comenzó a tener más tiempo para ella, más horas libres para dedicarse a la lectura, a ver una linda película, a encontrarse con amigas…Y así apareció la curiosidad de empezar una actividad que no sean solo los quehaceres domésticos o un rato de televisión recreativa. No sabía realmente qué hacer, pero sí sabía con certeza que quería hacer algo diferente. Sentía la necesidad de conocer horizontes nuevos.

Así nos conocimos. No tenía grandes problemas esenciales. Era agradecida con la vida que le tocó vivir. Pero cuando comentó a los suyos que quería dedicarse a otra cosa, comenzaron las demandas…Imagínense!! Su grupo más íntimo que contaba con ella las 24hs ahora, el mundo del servicio full time se desmoronaba.

Junto a ello vino la culpa por desear “abandonarlos” un rato. La incertidumbre de “…yo, sin información alguna, qué voy a pretender a esta edad…”. La indecisión de no saber qué hacer. La bronca por no poder desplegar sus alas, al menos por un rato.

Solo se necesitó tiempo. Tiempo para pensar. Tiempo para sentir. Tiempo para reflexionar. Tiempo para darse cuenta que lo que le sucedía no era desacertado. Había formado una familia y le dedicó todo el tiempo necesario. Educó sus hijos, los acompañó hasta que se hicieran adultos y tomaran su propio camino.

Había cultivado durante todos estos años amor y servicio incondicional, paciencia y tolerancia.

Se sentía feliz cuando servía o ayudaba a otros. Eso la motivó a estudiar, formarse. Se dedicó a la digitopuntura, a los masajes y al Reiki. Descubrió una nueva Lydia. Una Lydia servicial hacia los suyos y hacia los demás.

Tuvo tiempo para su familia, encontró un tiempo para su vocación. Contenta por su crecimiento vino a su última consulta con una carta y un angelito de regalo. Ese angelito permanecerá en el estante de mis recuerdos y cada vez que lo veo sonrío porque Lydia tenía dos posibilidades: abandonar sus sueños y lamentarse ahora de un “nido vacío”. O cerrar etapas, cerrar puertas para abrir otras que conducen a caminos que expanden el alma.

Y en esos caminos siempre habrá un angelito que nos oriente con amor…



Nota: Le pedí  a mi amiga Karina si deseaba,  con sus manos mágicas y artísticas, graficar esta nota. Me sorprendió gratamente, porque por supuesto yo no podría haberlo hecho mejor.
Me pareció tan valioso su trabajo, que además del dibujo, adjunto la interpretación que ella hizo del mismo.
Que lo disfruten tanto como lo hice yo.
La Mujer Hada

Lo que primero vino a mi mente fue un mandala, y por eso el círculo que encierra casi toda la escena, vivificando los colores en su interior.
La mujer que aparece en el dibujo tiene el cabello gris para representar la sabiduría que ha adquirido con el paso de los años, pero su semblante es joven, como su espíritu. Viste de blanco y rojo y lleva una serpiente a modo de "cinturón", tal como El Mago del Tarot, quien representa la voluntad que transforma algo en otra cosa mejor.
La mujer posee grandes alas de mariposa, siempre para resaltar la transformación que se lleva a cabo en una persona cuando se libera de viejas ataduras. Está soltando una paloma, deja volar su creatividad, abandona los miedos, es libre!

El sol y la flor de color naranja simbolizan la energía vitalizante, la semilla que fue sembrada y crece. Lo demás es cielo!
La mujer está rodeada por los Elementos, a los que domina con su capacidad y conocimientos, como El Mago, pero a la vez con profundo amor: sus manos, a la altura del pecho, juntas parecen formar un corazón.