Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

lunes, 18 de noviembre de 2013

Astrología Ayer, hoy y siempre

Desde el principio de los tiempos, el hombre, se ha maravillado observando el cielo y sus ciclos.
Este teatro de estrellas que danzaban en la bóveda celeste ha sido inspiradora de mitos y leyendas, con atributos mágicos y sanadores.

En todas las culturas la Luna ha sido objeto de ideas místicas, ritos y cultos. Indicaba la variación del tiempo y fue instrumento para calcular los ciclos de las estaciones.

Cuando el hombre dejó de ser nómade y se instaló en un determinado territorio, estableció normas sociales y económicas y tuvo la necesidad de disponer de un calendario. Le era imprescindible para los períodos de siembra y cosecha, saber las épocas de lluvia y de sequía, de invierno y verano.

Los Druidas pudieron comprender el curso del Sol y determinar así la duración del año y de sus estaciones. Pero fueron los Sumerios quienes aproximadamente 3000aC  describieron los cinco planetas Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. describiendo sus movimientos en el zodiaco.

Las primeras pruebas que se encontraron sobre astrología, fueron unas tablillas sumerias llamadas mul.agim, descubiertas en la biblioteca del rey babilónico Assurbanipal.  Allí se describe los movimientos del sol, la Luna y los 5 planetas antes mencionados, constelaciones y estrellas. Desarrollan los 12 signos del zodiaco que le dieron el nombre de "el camino de la luna". También dividieron su cielo en tres "caminos" paralelos al Ecuador celeste que representaban la Divina Trinidad: el mundo material, el mundo humano y el mundo divino.

Para los griegos y romanos, la astrología se transformó en una herramienta. Los emperadores tenían su astrólogo.

 En Grecia, el conocimiento de los planetas y sus ciclos creció con figuras notables como Thales de Mileto y Ptolomeo.
Durante el Renacimiento los nuevos científicos se abocaron a su estudio. Sabios de la talla de Kepler, Copérnico y Paracelso.

El primer libro que se conoce sobre astrología es el Tetralibros de Ptolomeo. Fue traducida en varios idiomas y sobre este tratado se basarán los astrólogos posteriores.

La astrología ha recorrido muchos caminos, muchas veces bastardeada por diferentes culturas, ideas y pre conceptos, pero siempre con la posibilidad de renovar su propia esencia.

Ahora, si nos preguntamos cómo funciona la astrología y cuáles son sus usos, podemos decir que defiende la tesis que los cuerpos celestes ejercen una acción concreta , física sobre nosotros debido a su campo electromagnético y de radiaciones que tiene impreso. Es de vasto conocimiento cómo la Luna ejerce influencia en las mareas y los líquidos en el ser humano. Recordemos que somos entre el 70-80% de agua corporal. Existen investigaciones sobre cómo aumenta la violencia o crisis psicóticas durante la Luna llena.

Así como la Luna ejerce influencia en nuestro ánimo, con el mismo criterio podemos hablar del resto de los planetas de nuestro sistema solar.
De ahí que la astrología es una excelente herramienta para realizar un mapa de nuestra personalidad.
Cabe aclarar, que si bien se realiza este mapa con nuestras tendencias, emociones y conductas, no debemos tomarlo en forma absoluta. Los astros marcan una "tendencia" y somos nosotros los que elegimos qué camino tomar. Este concepto es fundamental a la hora de trabajar con el consultante. Somos total responsables de las conductas y decisiones que tomamos. Los astros solo le ponen luz a nuestro camino.