Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

viernes, 29 de noviembre de 2013

Agrimonia


Agrimonia es una flor feliz que vive entre senderos  y campos de tierras arcillosas. Siempre con una sonrisa en la cara emprende su jornada cada mañana, acompañando a sus amigas cantando, danzando y haciendo bromas todo el tiempo. Le encanta estar siempre en compañía. Ella es servicial, charlatana y empática con todos los que la rodean.

Agrimonia es buena, muy buena. Quiere agradar a todo el mundo porque le disgustan los disturbios, la falta de paz y tranquilidad. Por este motivo, a veces, cuando sus amigas le piden favores, ella por no contradecirlas y decir que no, se sobrecarga de trabajo o de circunstancias que no desea para no ser desaprobada o no sentirse querida. Así se llena de ansiedad, de cansancio y de intranquilidad por tener que complacer a cada uno de los suyos.

Cuando llega a su casa, y se encuentra sola, se siente incómoda. Entonces Agrimonia prende la televisión o la radio, o tal vez se pone a hablar por teléfono.

No le gusta cuando llega la noche, siente temor, no sabe muy bien a qué…quizá a encontrarse con ella misma, con su sombra, con su inconsciente. Claro, como es amante de la paz, cualquier motivo o problema lo reprime porque le cuesta muchísimo hacerse cargo de él.

Agrimonia sin querer se alejó de sí misma. No puede registrar lo que le pasa, lo que siente, lo que le causa angustia. Ella se mira al espejo y ve el retrato de un payaso que sale al escenario de la vida con la carita feliz pero detrás de ese maquillaje cae una lágrima, hay una angustia.

Pero un día, Agrimonia salió como todos los días pero esta vez tomó un camino distinto. Y en ese camino encontró un enorme lago que la sedujo. Se acercó a la orilla y pudo ver su rostro triste, su corazón marchito y su alma desnuda reflejada en el agua. Agrimonia hundió sus manos en el agua clara y mansa. Y bebió agua hasta saciarse. Pudo calmar la irritación de su garganta y de su pecho oprimido. Lavó su cara y así pudo deshacerse de la máscara que llevaba a diario.

Agrimonia recuperó la paz, la armonía real y pudo compartir con sus amigas su sonrisa pero esta vez su sonrisa es genuina.

                         Esta es la energía de Agrimony…

Nota: con este cuento que inventé quise explicar las emociones del estado Agrimony y lo que logramos tomando la esencia del sistema Bach. Así iré describiendo cada una de las esencias del sistema que el Dr. Edward Bach creó.