Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

viernes, 11 de abril de 2014

Sagitario

Sagitario es el viaje, es movimiento, es una flecha de otra dimensión que nos señala el camino, que nos demuestra hacia donde debemos dirigirnos.

Es un signo de fuego, masculino, mutable. Es el signo número 9.  En Géminis hablábamos de una trinidad padre-madre-hijo. En Sagitario se plantea 3 veces 3 relacionado con la expansión de lo creativo y su jerarquización.
Su imagen representativa es el jinete que cabalga en un caballo blanco con una flecha que es lanzada en el Cielo.
Ese Cielo simboliza un orden de la realidad. Y alguien de un orden mayor me indica el camino, también podemos relacionarlo con la religiosidad, el Cosmos y lo Divino. El Caballo representa la creatividad de la Tierra, de lo concreto. Y el Jinete es la creatividad de la consciencia.
También podemos verlo representado en el Centauro, figura de la mitología griega, mitad humano y mitad caballo, con una flecha tirando a un blanco muy distante sobre el horizonte que gobernado por su intuición sigue el camino hacia su futuro. Su vida la pasa persiguiendo flechas una tras otra, como un viaje de aventuras.

Su planeta regente es Júpiter y se relaciona con el principio de la expansión y el desarrollo, con la dirección, la entrega , la confianza, la comprensión, la abundancia, la confianza en la vida y la jerarquización y el sentido de la vida.
Júpiter en la mitología  romana era un dios que mantenía el orden entre los dioses y los humanos interviniendo en sus conflictos. Pero Júpiter era muy mujeriego y tenía una esposa llamada Juno, muy celosa, que lo sorprendía constantemente con otras mujeres. Júpiter tenía un encanto y cierta irresponsabilidad. También era un dios protector de la humanidad, guardián de la ley y la religión. Si alguien actuaba de forma indebida Júpiter lanzaba un rayo de forma impulsiva matando al culpable. Y de alguna forma los sagitarianos se comportan de esta manera, sus comentarios pueden herir como un rayo. Sus flechas suelen tener mucha sabiduría y cuando tocan duele ya que conocen el punto más sensible. No les gusta sentirse atados y van en busca de nuevas aventuras constantemente.

Sagitario es una ampliación de la consciencia en donde se supera el conflicto que analizábamos en Escorpio. Existe una confianza en el orden Superior, en el Ser Divino que cada uno lleva dentro y que nos guía por el buen camino.
Psicológicamente puede pasar que el sagitariano no quiere ver el conflicto para no angustiarse, sigue un ideal y no la realidad, cayendo en una actitud negadora. Para aquellos que conocen sobre arquetipos de terapia floral se relaciona con la situación Agrimony.

Sagitario es ideológico, ético, tiene algo de Vervain (en terapia floral), se lleva por los principios y ordena esta realidad en base a esos principios. Busca la verdad y la defiende a ultranza.
Concibe la vida como un río caudaloso, que limpia la basura, que drena y que todo va andar bien. Mantiene la idea que hay que dejarse fluir en la vida, que todo fluye, que la vida se lleva lo que no es bueno para uno y así no quedarse pegado al dolor.
Sagitario sabe trascender el dolor, el problema es que a veces, en esa imagen de abundancia en el que navega y en que la vida le va a otorgar todo lo que necesita, no realiza un trabajo interno real y niega el dolor que el conflicto le produce. Evoluciona solo si en vez de reprimir y negar ese dolor, toma de cada experiencia un aprendizaje preguntándose el sentido de la misma.

Es uno de los signos más generosos del zodiaco.
Son inquietos, siempre están en movimiento buscando el sentido de cada cosa que realizan. Sagitario es la flecha que no tiene un "blanco", siempre está en el camino. Gozan de la aventura, son muy alegres, optimistas, viajeros innatos, aman la naturaleza y los deportes. Son optimistas y confiados en la abundancia eterna de que todo va a estar bien, con la ingenuidad de que "alguien me va a salvar", de que todo se resuelva, sostiene la idea de que "alguien los va a proteger". Ven la vida con una lupa gigante.
Aman la libertad, disfrutan de todo lo que hay por conocer en este mundo ya sea un libro, un lugar, una persona, lo que fuere.
Tiene un gran ojo para la oportunidad y su impulsividad los hace ir en busca de lo que lo motivan. Buscan estímulos constantemente. Cuando el otro quiere sujetarlos enseguida huyen, desaparecen porque aman estar libres y no les gusta los límites.

Son filosóficos, buscan la verdad y quieren dársela a los otros. Son predicadores de la verdad. También se relaciona con la justicia y los principios básicos que hay que respetar. Sagitario busca ordenar el conflicto. Por ello puede ser excelentes abogados, jueces, trabajar con los derechos humanos, con lo ético y con las normas básicas que lo sostienen. Pueden ser maestros de la vida, misioneros y guías espirituales que ayudan a los otros a encontrar su camino.

Siempre tiene objetivos para cumplir. A veces apuntan sus flechas demasiado altas, otras veces cambian de opinión y apuntan a otro objetivo y así sucesivamente. Saben dar buenas ideas y consejos pero a veces le resulta difícil a ellos aplicarlos en sus propias vidas.

Fisiológicamente rige las caderas, la pelvis, los muslos, el nervio ciático y el hígado.

Sagitario es descubrir que hay otra "aldea" y que hay algo humano en el otro. Lo extranjero también habita en él y su flecha lo lleva a comprender a la humanidad.
Su frase: "Yo comprendo"
Metal: estaño
Color: púrpura
Principio: expansión y crecimiento

Nacidos entre el 21 de noviembre y 21 de diciembre.

Si deseas realizar un viaje de aventuras, adentrarte en el mundo de Julio Verne, conocer otros mundos, otras culturas, otros idiomas, otra filosofía. Si tu curiosidad te lleva a sentarte en un cetro entre dioses y entender sus diferentes manifestaciones... dale la mano a un Sagitariano que sin dudas con su flecha te guiará por los mejores caminos. Date prisa porque no te va a esperar a que prepares tu mochila..