Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

martes, 3 de diciembre de 2013

Aromaterapia

Año a año crece el uso de aceites esenciales con el fin de mejorar la calidad de vida física, mental y espiritual del ser humano.

El uso de aceites abarca un gran espectro de posibilidades, ya sea en hornillos o en cremas y geles como vehículos para masajes corporales ya sean éstos en el uso simple  del hogar o en manos de profesionales. Los aceites utilizados en masajes se practican en las zonas doloridas incrementando la circulación aportando bienestar físico debido a la relajación experimentada luego del masaje siendo acumulativo si se realizan por un determinado período de tiempo.

Cuando los aceites se utilizan en masajes se preparan generalmente en cremas bases homeopáticas o en aceites bases, como el de almendras o germen de trigo que aporta grandes beneficios humectantes para la piel.

Las diluciones estándares que se utilizan son para una botella de aceite base de 50 ml unas 20 gotas de aceite esencial. De todas maneras las concentraciones de las diluciones dependerá de acuerdo a las necesidades de cada aplicación y al uso como lociones faciales, al tipo de piel, edad, etc.

Como los aceites esenciales son volátiles, los receptores cerebrales los absorben y mediante al torrente sanguíneo circulan por nuestro organismo. Por ello son tan beneficiosos para afecciones respiratorias y como antisépticos en enfermedades infecciosas.

Algunos aceites son estimulantes del sistema nervioso, otros son sedantes y otros son afrodisíacos.

Los efectos de la aromaterpia son múltiples: reducen el estrés debido a su efecto relajante por lo cual es idea para el insomnio. Estimula el sistema inmunológico ayudando a eliminar toxinas. Libera endorfinas ayudando al bienestar general, combatiendo la depresión y la ansiedad.

Las plantas son nuestras aliadas a la hora de conservar la salud. El sentido del olfato que tan poca importancia en muchas ocasiones se le damos, tiene en nosotros una incidencia que provoca distintas reacciones cuando percibimos un aroma. Las fragancias estimulan la memoria, contribuye a que las personas se sientan confortables en un determinado lugar, generan paz y buena disposición.

Los invito, de a poco, a familiarizarse nuevamente con la naturaleza, tomarse un tiempo y si en el camino encuentran rosas o lavandas, pararse unos segundos a disfrutar de su aroma porque seguramente el paso siguiente será mucho más placentero.