Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

martes, 15 de julio de 2014

Piscis

Piscis está representado por dos peces que viajan en direcciones diferentes unidos por un cordel dando una idea de la dualidad de este signo.
Es la imagen del consciente y del inconsciente, de lo físico y lo metafísico, simboliza la unidad del camino, lo que sube y lo que baja, lo que asciende y desciende.
Es un signo de agua, femenino, representando la reabsorción de la energía.
Su planeta regente es Neptuno, dios del Océano en la Mitología griega.

Con Piscis se termina un ciclo en donde todos somos Uno, donde lo mío se junta con el todo, donde perdemos nuestra forma para dar origen a una forma más completa, más holística; el todo y yo nos amalgamamos.

Piscis rige los pies, es la parte que pasa mas desapercibida, porque está allá bajo pero hacen todo el trabajo. Los pies sostienen nuestra forma.

En Piscis se expresa el movimiento del zodiaco de circularidad y retorno. Hay una finalización y un comienzo a un ciclo superior. Se experimenta la sensación de la unidad, perdemos nuestra forma para fundirnos en una unidad mas grande evolucionando, creciendo. Se percibe la sensación de desborde debido a la  disolución de formas donde queda la energía pura para el próximo ciclo. Se nutre del amor como ley, hay una entrega absoluta posibilitando que todo pueda entrar en un estado de Nirvana perdiendo las antiguas formas y estructuras. Simbolizado en el movimiento del mar, la ola que muere y va de vuelta.

Psicológicamente los piscianos suelen sentir la sensación que el mundo se les derrumba, que han entregado todo, se han sacrificado por todos hundiéndose  en un mar profundo. Sus emociones a flor de piel son la compasión y la entrega. Se identifican con el otro. Lo que le sucede al otro lo viven como propio, encarnan la vida del otro. Hay una entrega a la totalidad. Son extremadamente sensibles, y esta sensibilidad le da una gran capacidad de resonar con el otro.
 Para aquellos que están familiarizados con las esencias florales, los piscianos suelen hacer frecuentemente estados Clematis y Walnut que absorben todo lo que pasa allá afuera. Tienen la capacidad de conectarse con el infinito, con toda la existencia haciéndose eco de todo lo que sucede. Cada uno es una gran gota del océano, en esta inmensidad no organizada que cuesta distinguir entre el yo y no yo. Por eso sufren a la par del otro, lo que le sucede al otro le sucede a él sintiéndose también víctimas de la situación.

Organizarse, tomar distancia, marcar límites, no desbordarse, es un esfuerzo descomunal para el pisciano. Son muy vulnerables y así como suelen victimizarse y perder el control con el sufrimiento son los que pueden conectarse con el sentimiento del amor mas puro como nadie del zodiaco. Son los mas empáticos en cuestiones de entender el sufrimiento ajeno, porque lo viven como propio como ningún signo lo hace.

La complejidad y la fluidez que tienen los hace alternativamente encantadores e irritantes, uno se pregunta cuál es el verdadero detrás de todas esas personalidades. No hay uno verdadero. Él empatiza con toda la raza humana. Todo pisciano, como último signo contiene un poco de los otros signos, es un actor natural, un camaleón. Emocionalmente son muy cambiantes, tienen una extraordinaria capacidad para experimentar todas las emociones conocidas del repertorio humana en fracción de tiempo reducido.

Saben decir que si con facilidad pero les cuesta mucho decir que no, por lo cual suelen enredarse en situaciones que luego no pueden salir.
Le dificulta distinguir entre la realidad y la fantasía, la marea de sentimientos que los envuelve les prohíbe ver lo que realmente les pasa.

Son muy perceptivos en cuanto a lo que necesitan los otros y son muy hábiles para decir lo que el otro quiere oír. Esto le confiere una seducción muy especial. Aparecen como la pareja ideal que conoce al otro mejor que nadie, ya que sintonizan mucho con el otro.

Un pisciano ve que un abuelito tropezó en la calle, sale a socorrerlo inmediatamente, le levanta las bolsas, le sacude la ropa, lo acompaña hasta la casa, por las dudas llama a emergencias, llama a los familiares del abuelo y le dice: -" el abuelo se cayó, se hizo trisas !!!!! casi se mata!!!! pero por suerte ya está bien, ud no se imagina lo que fue!, parecía un salto triple mortal!, el abuelito casi no cuenta el cuento!. -  (Aunque seguramente el abuelito, a Dios gracias, tiene un pequeño raspón en su rodilla). Júpiter también los acompaña, por eso son tan exagerados, humorísticamente hablando.

El mundo de Piscis es un mundo de ensueños, onírico, tienen una apertura al inconsciente y al inconsciente del otro como nadie. Pero deben aprender a no abrumarse con toda la información que suelen tener contacto. Por eso entran en caos y confusión fácilmente. Tiene que aprender a seguir pensamientos lógicos y discriminar con claridad si una emoción le pertenece.

En ocasiones el pisciano sensible, se encierra, creando un mundo mágico interno, de escape, de ensoñación y de aislamiento. Cuando no soporta la realidad, porque tiene la capacidad de ver las llagas que produce el dolor busca mecanismos para evadir esta realidad internalizándose en las drogas, el alcohol o todo aquello que lo haga vivir en un mundo de ensueños. La fantasía, los perfumes, aquello que provoque un halo que lo transporte a un mundo onírico es típicamente pisciano.

Muchas veces crean una personalidad muy dura y rígida para compensar lo que les sucede internamente. Son como el caballero de la armadura oxidada. Por fuera muestran  fortaleza y rigidez para compensar un mundo interno inmensamente vulnerable.

Suelen elegir profesiones como la de artistas, poetas, místicos, sacerdotes, pedicuros, reflexólogos, terapeutas, músicos, profesiones que se relacionen con el servicio y aquellas relacionadas con el mar, pescadores, marinos, etc.

Si buscan un romántico por excelencia, busquen a un pisciano. La imaginación de Piscis no tiene límites, traspasa los limites del pensamiento, en busca de un mundo de armonía donde dos almas comulgan con la compresión y el entendimiento. Por eso les cuesta, en muchas ocasiones, expresarse con la palabra. Podrían comunicarse, si así lo quisieran, telepáticamente. Sus emociones al ser ambivalentes, a veces ama y odia al mismo tiempo, ve al otro feo y hermoso, todo cambia momento a momento.

Nacidos entre el 21 de febrero y 21 de marzo.

Conectarse con la energía pisciana es prescindir de la linealidad de la lógica y la razón para sondear en laberintos de imágenes, sonidos y hechizos que hagan vibrar nuestra alma. Al fin y al cabo las estrellas en el cielo tocan una música que nosotros los mortales debemos aprender a escuchar.