Páginas

Porque Del baúl Sabio..

Este
sitio es un compilado de notas, apuntes, blocks, cuadernos y libros que he
guardado en un baúl, lugar donde se encuentra concentrada toda mi formación
terapéutica en cuestiones de terapias
complementarias.

Mi intención, no es
realizar escritos con orientación pedagógica, sino despertar incógnitas y
realizar conclusiones de todas las experiencias vividas junto a aquellos que han
compartido un encuentro terapéutico.


Si alguien lo lee, se siente identificado, le genera
preguntas, curiosidad, inquietud y busca respuestas...



Misión cumplida...

viernes, 28 de marzo de 2014

Cómo se consuela cada Luna


Transcribo a continuación un párrafo escrito por una gran astróloga, Gabriela Borraccetti. Me encantó cómo definió la luna en casa signo y quise compartirlo con Uds. Que lo disfruten..



COMO SE CONSUELA CADA LUNA:
La Luna en Aries se repite "ya te voy a ganar" mientras corre a lo Forrest Gump tropieza con algo, se hace un chichón en la cabeza y recuerda los vendajes de la infancia que la hacen sentir nuevamente en su elemento.
La Luna en Tauro busca un poco de tierra, agua, hace un florero, coloca las flores, echa perfume en las habitaciones, pone música y se va a dormir con todos sus peluches. Un abrazo es la mejor medicina.
La Luna en Géminis llama por teléfono a toda la guía telefónica o se sube a la bici, al auto o al cochecito del bebé si no tiene otra solución para poder dar vueltas y sentir el arrullo de las ruedas bajo sus pies alados.
La Luna en Cáncer se cierra como una ostra y andá a sacarla de allí abajo hasta que no derrame en silencio hasta la última lágrima. La consuela saber que en su cartera lleva el saquito que le regaló mamá, y los pañuelos que heredó de la abuela.
La Luna en Leo mira 100 veces el Rey León o cualquier película donde exista una actitud de dignidad, una corona para no aflojar y menos olvidar como se comporta su realeza. Cualquier cosa antes que doblegada o rendida.
La Luna en Virgo visita farmacias, médicos o friega los piesos. Le hace muy bien leer prospectos medicinales y cuando ya terminó de ver todas las contraindicaciones, se hace un té de boldo, de manzanilla o tilo porque no hay nada como la naturaleza.
La Luna en Libra se compra algo bonito, fino y le compra algo de primera marca a su pareja. Es su modo de sentir que es ecuánime y que por esto le sonreirá la armonía.
La Luna en Escorpio baja al sótano, junta las telarañas y mientras tanto va corriendo el oscuro polvo sobre el libro de magia. Saca de un cajón el muñeco del vudú, y repite para sus adentros: "ya vas a ver quien soy".
La Luna en Sagitario busca un libro de religión para asegurarse de que está conectada con las alturas, por si esto falla se va hasta la ruleta para probar suerte, y mezclando ambas cosas, se dice que dios siempre ayuda y que el próximo número es el que le va a demostrar que ella no ha perdido su suerte.
La Luna en Capricornio se pone a ordenar los papeles, revisar expedientes y realizar todos los trámites que le sea posible. Si aún no se consoló, se da una vuelta por la empresa para ver si quedó algún trabajo pendiente que ella pueda hacer.
La Luna en Acuario se pone a realizar cartas astrológicas a sus amigas, sube a un vuelo de avión o se tira en paracaídas porque lo único que la calma es adelantarse.
La Luna en Piscis se pone en trance, repite un mantra, hecha bendiciones y hace afirmaciones diarias creyendo que la ley de atracción le atraerá un milagro.
En fin, cada uno nos calmamos como podemos, y sobre todo como aprendimos cuando aún, no sabíamos de palabras. -Gabriela Borraccetti-